Sugerencias

Sugerencias principales

Ver todos los resultados de búsqueda

No se encontraron resultados para esta busqueda.

Cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Puedes configurar las cookies en cualquier momento. Consulta nuestra Política de cookies para saber más sobre el uso y los controles de cookies..

«Para algunas personas la Navidad no es mágica ni tampoco es época de felicidad»

30.12.2021

«Para algunas personas la Navidad no es mágica ni tampoco es época de felicidad»
  • Aitziber Altuzarra, psicóloga sanitaria del centro médico IMQ Abendaño: «Al preguntar por la Navidad en consulta, muchos de las y los pacientes expresan que representa una época difícil en la que los recuerdos y la tristeza constituyen el plato principal de la mesa. Prefieren vivirla sin grandes celebraciones, con la mayor brevedad posible y sin la importancia que es común darle».
  • La experta expone una serie de recomendaciones para aquellas personas para las que las fiestas de Navidad suponen un reto emocional o social.

A punto de finalizar el año, seguimos inmersos en el ambiente navideño y su magia. Las calles engalanadas con luces, adornos y colores, y llenas de gente. Se podría decir que la Navidad es sinónimo de fiesta y disfrute, regalos y reuniones con los seres queridos para comenzar el año con ilusión, siempre, atendiendo a las medidas de prevención del contagio recomendadas por las autoridades sanitarias.

Sin embargo, tal y como señala Aitziber Altuzarra, psicóloga sanitaria del centro médico IMQ Abendaño, de Vitoria-Gasteiz, «para algunas personas nada de eso es así; la Navidad no es mágica y tampoco es una época de felicidad por la pérdida de seres queridos, ausencias o lejanías en la mesa durante la reunión familiar, dificultades económicas, la soledad o incluso el exceso de compromisos y estrés…».

Y si todo eso no fuera suficiente, «ahora debemos incluir las consecuencias producidas por el Covid-19, como son sus confinamientos, hospitalizaciones, la desconfianza entre familiares, la petición de test de antígenos antes de las reuniones, la reducción del contacto físico entre familiares por el miedo al contagio, etcétera».

Por lo tanto, para la experta, «esa alegría y felicidad que se presupone que nos trae la Navidad, se transforman en tristeza y melancolía, dando así un significado diferente para cada persona».

¿Qué se cuenta en las consultas?

«Al preguntar por la Navidad en consulta, muchos de las y los pacientes expresan que es una época difícil en la que los recuerdos y la tristeza representan el plato principal de la mesa. Prefieren vivirla sin grandes celebraciones, con la mayor brevedad posible y sin la importancia que es común darle», detalla la psicóloga.

En estos casos, Aitziber Altuzarra reconoce que «es cierto que las fiestas de Navidad son una época en la que se tienen presentes a muchos seres queridos y en esos momentos las emociones se intensifican por la carga emocional que suponen. Pero no pasa nada por no cumplir el ideal del espíritu navideño o porque no sea una época de felicidad como tanto se proclama».

Recomendaciones

La experta del centro médico IMQ Abendaño aconseja para estas situaciones que la persona que vive con dolor o tristeza esta época «debería ajustar sus expectativas pensando en la Navidad como una época normal y sin trastocar demasiado su rutina. También puede ser de ayuda el gestionar esas emociones trasladando y expresando a las personas de su entorno cómo se siente, y centrando la atención en lo positivo de las pequeñas cosas».

En cuanto a las pérdidas de seres queridos, «es beneficioso recordarles, pero aún lo es más el disfrutar de los allegados que todavía están a nuestro alrededor, valorando lo que se tiene sin comparaciones».

En cuanto a la manera de tratar a las personas que viven las fiestas de Navidad como una época difícil, «lo más importante es respetar el espacio y las emociones que tienen en cada momento, intentando ser un apoyo positivo para ellas».

La psicóloga sanitaria de IMQ valora que «quizás deberíamos convertir esa idealización de la Navidad en algo más real, ya que todo lo que nos rodea en esas fechas nos intenta llevar a un estado emocional en el que no todas las personas pueden estar, suponiendo un gran reto a nivel social y personal».

«Recuerda que no hay una única forma de vivir las navidades, busca la forma más agradable de vivirlas tú», concluye la experta.