Sugerencias

Sugerencias principales

Ver todos los resultados de búsqueda

No se encontraron resultados para esta busqueda.

Cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Puedes configurar las cookies en cualquier momento. Consulta nuestra Política de cookies para saber más sobre el uso y los controles de cookies..

Las resistencias a los antibióticos ya superan el millón de muertes anuales

16.11.2022

Las resistencias a los antibióticos ya superan el millón de muertes anuales
  • En 2019 causaron 1,3 millones de muertes. Aproximadamente, se producen 33.000 en Europa y 3.000 en el conjunto del Estado.

  • Las multirresistencias a los antibióticos se ven aceleradas por el mal uso (posología y duración inadecuadas de los tratamientos), el abuso de los antibióticos (falta de indicación), tanto en las personas, como en los animales y su incorrecto desecho, que ha de hacerse siempre en los puntos SIGRE de las farmacias.

 

Diversas organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) lo tienen claro: «La resistencia a los antimicrobianos (RAM) es una amenaza para los seres humanos, los animales, las plantas y el medio ambiente. Nos afecta a todos. La lucha contra la resistencia a los antimicrobianos es un esfuerzo verdaderamente global y debe abordarse a través de un enfoque de One Health», apuntan.

Para frenarlo de manera efectiva, las organizaciones anteriores destacan que todos los sectores deben aunar esfuerzos y fomentar el uso prudente de los antimicrobianos, así como las medidas preventivas. «Fortalecer la prevención y el control de infecciones en los establecimientos de atención de la salud, las granjas y las instalaciones de la industria alimentaria, garantizar el acceso a vacunas, agua limpia, saneamiento e higiene, implementar las mejores prácticas en la producción de alimentos y agricultura y garantizar la gestión adecuada de los desechos y aguas residuales de las industrias relevantes son aspectos esenciales para reducir la necesidad de antimicrobianos y minimizar la aparición y transmisión de las resistencias a los antimicrobianos».

Bajo el lema global ‘Prevenir juntos las resistencias a los antimicrobianos’, Grupo IMQ se ha adherido un año más a la celebración, el 18 de noviembre, Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, como un aspecto esencial de seguridad clínica de los pacientes y, más allá, de la salud general de la población y el medio ambiente.

Tal y como explica el Dr. Iván Cachorro, especialista en Medicina Interna de IMQ, «la resistencia bacteriana es la capacidad de las bacterias para adaptarse a los efectos de los antibióticos destinados a eliminarlas o controlarlas. Algunas bacterias son resistentes de forma natural a ciertos antibióticos (resistencia intrínseca), pero el mayor problema lo constituye la resistencia adquirida, que se produce como consecuencia de cambios que desarrollan las bacterias al verse expuestas a los antibióticos. Se trata generalmente de modificaciones genéticas (mutaciones y transferencias de genes) que pueden aparecer de forma natural con el tiempo y condicionan una pérdida de efectividad de los tratamientos y un aumento del riesgo de propagación y contagio a otras personas».

Las resistencias a los antimicrobianos matan

Según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, anualmente, aproximadamente 33.000 personas fallecen en Europa (unas 3.000 de estas, en España) a causa de infecciones hospitalarias producidas por bacterias resistentes. El uso excesivo o inadecuado de los antibióticos es una de las principales causas de aparición de resistencias. En 2019, 1,3 millones de muertes humanas se atribuyeron directamente a la RAM bacteriana.

«El uso excesivo (administración cuando no están indicados, como ocurre con la automedicación) o inadecuado de antibióticos (administración de un antibiótico no indicado para una infección concreta, incumplimiento del horario de administración o la dosis prescrita, o abandono del tratamiento antes de cumplir la duración indicada al notarse una mejoría en los síntomas) aceleran el proceso de generación de resistencias y ocurre tanto en personas como en animales», detalla el Dr. Cahorro.

«En ocasiones se tiende a utilizar, sin consultar con el médico, un antibiótico recetado previamente para otra enfermedad cuando se presentan síntomas similares; sin embargo, solo un médico puede determinar si la enfermedad actual requiere tratamiento antibiótico. Si el tratamiento no se cumple de forma estricta y no se eliminan todas las bacterias, aquellas que sobrevivan serán las menos sensibles al tratamiento, lo que llevará a la selección de cepas resistentes con el tiempo», añade el internista de IMQ.

Situación actual en Europa

Los últimos datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades muestran que, en cuanto a los niveles de resistencia a los antimicrobianos, más de la mitad de los aislamientos de Escherichia coli notificados al ECDC y más de un tercio de los aislamientos de Klebsiella pneumoniae eran resistentes al menos a un grupo de antimicrobianos bajo vigilancia, y era frecuente la resistencia combinada a varios grupos de antimicrobianos.

La resistencia a los carbapenémicos fue común en las especies de P. aeruginosa y Acinetobacter. También hubo una tendencia creciente en el porcentaje de cepas de E. faecium resistentes a la vancomicina en la Unión Europea, que aumentó del 11,6 % en 2016 al 16,8 % en 2020.

Tal y como destaca el organismo europeo, la resistencia a los antibióticos de última línea, como la vancomicina y los del grupo de los carbapenémicos, «sigue siendo un problema importante. Cuando estos antibióticos ya no son efectivos, existen opciones de tratamiento muy limitadas que pueden no funcionar en todas las situaciones, lo que a veces conduce a resultados fatales. La resistencia a los antibióticos de última línea también compromete la eficacia de las intervenciones médicas que salvan vidas, como el tratamiento del cáncer y el trasplante de órganos».

Recomendaciones